La entretenida.- Miguel de Cervantes

La entretenida
Miguel de Cervantes Saavedra

Sobre la Introducción y edición de Florencio Sevilla Arroyo
Teatro Clásico completo.- Editorial Penguin Clásicos.-Barcelona, 2016

“La entretenida” es una comedia de capa y espada de ambiente madrileño con los consiguientes enredos amorosos, pero que –contraviniendo los usos de moda- no acaba en casamiento, ni feliz ni infeliz. Este final tiene que ver con la decisión y la voluntad renovadora de Miguel de Cervantes y su oposición a los tópicos de “la comedia nueva” que representaba Lope de Vega y su éxito imparable de sus representaciones en los corrales de comedias.

Puede decirse, con la mayoría o la totalidad de los estudiosos, que “La entretenida” es una parodia de las obras de Lope de Vega y el género que mejor desarrolló de las comedias de capa y espada. En cierto modo nos encontramos con el mismo experimento llevado a cabo con el Quijote y su parodia de las “novelas de caballería”. A tal fin no dudará en alterar los estereotipos de los personajes con un alto grado de comicidad que hará impredecible el final.

La comedia cervantina aporta, además, un nuevo concepto en el tratamiento de los mundos de los señores y el de los criados, que discurren de forma paralela en mitad de sus intrigas, problemas y soluciones con una inclinación mayor a favor del mundo de los sirvientes con características similares al estilo de los entremeses.

Sigue leyendo

Viajes al otro mundo. Aventuras oníricas de Randolph Carter.- H. P. Lovecraft

Viajes al otro mundo
Aventuras oníricas de Randolph Carter

H.P. Lovecraft
Alianza Editorial.- Madrid, 1980

Este ejemplar de H.P. Lovecraft, que dormía el sueño de los justos al lado de otras obras del mismo autor y diversos títulos catalogados como literatura fantástica, ciencia ficción o terror, me devolvió en sus páginas desgastadas dos cosas: una, la evocación de un tiempo ya pretérito de estudiante de Psicología en Barcelona; y dos, el aroma del mundo obsesivo de los sueños. En aquellos años, a algunos estudiantes se les ocurrió la idea de crear una especie de red de lectores de estos géneros poco valorados; circulaba una lista de títulos disponibles que los interesados en el asunto nos intercambiábamos o prestábamos. Así llegó a mis manos este libro de Lovecraft. Armado de cierto temerario valor, lo tomé como material de trabajo para escribir sobre el mismo analizándolo según los presupuestos de Sigmund Freud, entre ellos el de que todos los sueños pueden ser interpretados y que todos –incluidas las pesadillas- son la manifestación de un deseo reprimido. Al profesor de la asignatura no le pareció mal el intento y me sirvió para aprobar, aunque del resultado yo no me quedara tan satisfecho y no me pareció bien conservarlo. Así que hoy nada puedo nada puedo aportar de aquel pequeño trabajo.

Pero yendo a lo que de singular puede encontrar un lector de hoy en los “Viajes al otro mundo”, debo aclarar que no será la calidad literaria lo que le subyugará. Rafael Llopis, que escribió un estupendo prólogo a esta edición, lo dice de manera clara y elocuente: Decir que se lee a Lovecraft por la belleza de su lenguaje es como decir que se asiste a un striptease para admirar la voz de la artista. Sigue leyendo

El casamiento engañoso y Coloquio de los perros.- Miguel de Cervantes

El casamiento engañoso y Coloquio de los perros.- Novelas Ejemplares
Miguel de Cervantes Saavedra
Colección Clásicos Carroggio.- Novelas ejemplares.- Entremeses (Carroggio,S.A. de Ediciones-Barcelona, 1977)

Se produce el encuentro entre dos viejos amigos; el uno sabe del otro que se ha casado y el casado se queja de sufrir en cuerpo y alma el casamiento a consecuencia de lo cual viene del hospital de curarse unas bubas. Quedan los dos para ir a comer a la posada del soltero, subrayando con ironía la pobreza de una comida que será penitencia para los dos a base de olla, un pastel y unas lonjas de “jamón de Rute”, ofrecido todo ello y sin embargo con muy buena voluntad.

El amigo venido del hospital, alférez de profesión, cuenta al otro, licenciado, cómo se enamoró perdidamente de una mujer que lo llevó a su casa, rica y pudiente, y se ofreció en matrimonio; para ello, el soldado aportó a la dote cuanto tenía, unos buenos dineros y las joyas que guardaba en un arcón.

Sigue leyendo

El amante liberal (Novelas ejemplares).- Miguel de Cervantes Saavedra

El amante liberal – Novelas ejemplares
Miguel de Cervantes Saavedra

El primer párrafo de la novela arranca con una poética invocación ante las ruinas de Nicosia de un cautivo cristiano que se lamenta del destino que lo tiene tan sin ventura en su cautiverio como lo estuvo igualmente siendo libre.

Las causas de su pesar serán confesadas a un cristiano convertido al Islam del que se hizo amigo. Los amores por una tal Leonisa, de quien estuvo enamorado desde sus más tiernos años, y las preferencias de ésta por un tal Cornelio para dar gusto a sus padres, serán la causa de su destino, el cual se precipita cuando los sorprende en un lugar apartado de un jardín en medio de una fiesta y, movido por los celos, reprocha a Leonisa su elección y la considera a ella y el amor que por ella siente “enemiga mortal de mi descanso”, frase usada también en el Quijote y en otra historia amorosa (I, cap, 27) aunque en esa ocasión está dirigida a la memoria (¡Oh memoria, enemiga mortal de mi descanso). El caso es que, entre las quejas y los reproches se enfrentará a Cornelio y se desatará una verdadera batalla campal, con cuyo estruendo no se percataron de la llegada de un destacamento de turcos desembarcados sin ser percibidos que secuestran a los que no tienen tiempo de huir, entre ellos Leonisa y el joven enamorado, Ricardo.

Sigue leyendo

En defensa de los ociosos.- Robert Louis Stevenson

En defensa de los ociosos
Robert Louis Stevenson

Editorial Taurus (Barcelona, 2019)
Traducción de Belén Urrutia

Bajo el epígrafe general de “En defensa de los ociosos” que corresponde al tema y el título del primer artículo del libro, Robert Louis Stevenson dará paso a otros siete artículos en los que el arte y la naturaleza se siguen y entrelazan a través de las observaciones, reflexiones y vivencias del propio autor.

Pareciera, en su presentación, que la ociosidad fuera algo consustancial al artista y su vida entregada a la búsqueda de la felicidad; objetivo –por otra parte-  atribuible a cualquier persona y que Stevenson considera como un “deber infravalorado”. Al servicio de ese deber pondrá Stevenson la ociosidad, que “no consiste en no hacer nada, sino en hacer muchas cosas que no están reconocidas” como lo están “las profesiones lucrativas” o laboriosas.

El arte, en cualquiera de sus manifestaciones, pintura, música, escultura, literatura… merece la atención del célebre autor de “La isla del tesoro” y de “El extraño caso de Jekyll Hyade” o “El doctor Jekyll y Mr. Hyde”, para circunscribirse al camino de la vocación, pues “saber lo que le gusta a uno es el comienzo de la sabiduría y la madurez”, según señala en su exposición. Argumentando a favor y en contra de la juventud y de la vejez entiende que el fin del arte, a cualquier edad, es deleitar y que hacerlo no consiste en repetir clichés propios o ajenos, sino en explorar con alegría las formas de expresión del propio talento del artista. Y, en mitad de estas disquisiciones, se referirá a la ilusión de “las delicias de la popularidad”. Advierte, sin negar los beneficios de la aprobación de los demás, que entregar la creación al albur del éxito o el fracaso es renunciar a crear algo que merezca verdaderamente la pena, pues el artista verdadero no puede –segura- dejar de ser un hijo de la Alegría que hace su oficio por su gusto y para agradar a otros. Pero –y eso es lo realmente difícil- no debe atender a los gustos de los demás, sino conseguir que, pese a ellos, los demás acepten los gustos del artista. Sigue leyendo

El Gameu. Noticias de las obras de Eduardo Álvarez

Eduardo Álvarez, el Gameu

Son recuerdos de hace muchos años cuando la niñez se estiraba hasta adquirir el privilegio de salir solo a la calle a tirar piedras al río, subir hasta el pinar alzado en la empinada ladera de aquel frente rocoso, murallón excavado de cuevas y murciélagos, sobre cuya altura se extendía una meseta que llamábamos Los Llanos, poblada también de pinos; llanura avivada con sus accidentes, hondonadas, afloramientos calizos, claros de pradera y arbustos que convertían en aventura atravesarla.

Pero antes de llegar a Los Pinos, nos quedábamos en muchas ocasiones en la calle de la cuesta y alrededor del caño de la cárcel del Juzgado, donde se bifurcaba en su ascenso, hacia la derecha camino del Preventorio y Los Pinos, hacia la izquierda camino del cementerio. En este último camino, una vez  alcanzada su altura máxima y seguir llaneando sobre un suelo de tierra apelmazada, te encontrabas a mano derecha con una casa aislada que llamábamos del poeta. Frente a esta casa se extendían, ladera abajo, las huertas traseras cargadas de frutales de las casas que tenían su entrada por la calle principal del pueblo, llamada de Fernando Merino entonces y hoy de La Constitución. En el solar aledaño y detrás de la vivienda crecían los lirios que cultivaba Josefa, la mujer del Gameu; su intenso color violeta o morado teñía el aire de un delicado sentimiento de melancolía que me recordaba, sin dolor, a la muerte. Pero también te transportaban a una calma difícil de explicar en los pocos años de la infancia.

Sigue leyendo

Días de lectura.- Marcel Proust

Días de lectura
Marcel Proust

Traducción de:
Alicia Martorell y Núria Petit Fontseré
Editorial Taurus.- Barcelona, 2019

Después de un par de intentos para leer “Por el camino Swann”, tuve que renunciar a la obra de Marcel Proust y el resto de “En busca del tiempo perdido”. Creo recordar lo espeso de una prosa que me pareció fatigosa, sumergida en descripciones minuciosas e interminables, extensos párrafos uno seguido de otro sin que la acción asomase a sus renglones. Y abandoné.

Hoy, muchos años más tarde y después de leer con enorme agrado a Marcel Proust en un librito titulado “Días de lectura”, no tengo muy claro si en realidad no debiera intentar de nuevo la lectura calmada de “En busca del tiempo perdido”. Porque, a decir verdad, todo en este libro me invita a hacerlo. Una prosa ágil, vivaz, un lenguaje rico e inteligente, unas reflexiones profundas y unas confesiones conmovedoras, sin que su estilo se aparte un ápice del de un observador atento para describir con minuciosidad cada rincón y cada objeto, creando una atmósfera de mágica iluminación, un ambiente vivo y revivido en su escritura con el alma de un poeta. ¡Qué hermosa y fecunda capacidad para describir ambientes en los que el espíritu y los pensamientos se adueñan del aire y las cosas! ¡Cómo toca los paisajes cotidianos y domésticos y nos los presenta con vida propia! Sigue leyendo

LEÓN: dos calles, dos visitas y tres bares

León, tres bares y dos calles extramuros, más dos visitas: al León romano y al Santo Grial de San Isidoro

agosto de 2014

TRES BARES
Más allá del perímetro romano y medieval de la ciudad, se encuentra otro León cargado de avatares y de historia; de ese León destacamos, hoy, tres bares sobresalientes por el ambiente y la espectacularidad de sus tapas y servicio de comidas, ya que –además- resultan ser cervecerías o restaurantes.

La tradición consolidada de ofrecer tapas con las consumiciones es un signo distintivo de esta ciudad, recientemente reconocida como la mejor de España en cuanto a la calidad de las tapas, la cantidad y el mejor precio. El bar que se precie y quiera mantener una buena clientela, ofrecerá siempre algo que roce lo espectacular y sorprendente para acompañar cualquier tipo de bebida.

Lo habitual en las tapas es tirar de los productos y platos típicos leoneses, entre los que no pueden faltar la morcilla y la cecina. Las sopas de ajo, cocido de garbanzos, bacalao al ajo arriero o huevos fritos a la leonesa, ocupan parte de esta oferta sorprendente a la hora de tomar una cerveza o un vino que, un buen número de leoneses, prefieren de mencía o de prieto picudo, variedades autóctonas muy celebradas. La tortilla de patata, las patatas picantes al estilo de Blas, que hicieron escuela en los años 60, los arroces, el huevo cocido con pimentón o las aceitunas negras  condimentadas además de con  pimentón (producto habitual junto con el laurel en todos los platos leoneses ), con un poco de sal, aceite y cebolla picada, también tienen presencia en la oferta de tapeo.

El establecimiento que lleva por nombre Bar Cervecería Las Tapas, ya declara en el título las intenciones. Básicamente puedes optar por el “surtido de pinchos” (ocho por persona) o por “la sartenuca”, con huevo frito, patatas y picadillo, morcilla leonesa o panceta, a elegir. Desconcierta por su abundancia y es mejor pedirse una buena caña que un corto de cerveza o armarse de una copa de prieto picudo para atacar la contundencia de este tapeo. A día de hoy, la tapa con el corto sale a 1,40 euros y la caña a 1,80 euros. Actualmente es el único bar de la calle Juan Lorenzo Segura, colindante con la Avenida Ordoño II. Sigue leyendo

La muerte de la ilusión

La muerte de la ilusión
El desilusionado caballero don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes se refiere a don Quijote como “el ingenioso hidalgo”, en la primera parte de la novela, y como “ingenioso caballero” en la segunda. La discusión del término “ingenioso” como persona ocurrente se desliza hacia el espacio de la locura en la distorsionada interpretación de la realidad y la acción consecuente ante la realidad interpretada. Para acabar el ropaje psicológico del personaje es más que probable que Cervantes leyera y conociera la obra del médico Huarte de San Juan (1529/1568)         y sus observaciones sobre la melancolía. También el aspecto físico de don Quijote y Sancho parece responder a su teoría de los cuatro tipos de humores de las personas. Según este célebre médico, que fue una autoridad en toda Europa y se le considera el patrón de la Psicología en España, la alimentación desempeña un papel fundamental en la salud en general y en la del cerebro en particular, de modo que cuando es deficiente o desequilibrada y a su vez el cerebro se ve expuesto a un gran trabajo y actividad muy exigente, éste se debilita.

Cervantes nos presenta un hidalgo enjuto de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, entregado frenéticamente a la lectura y olvidando el cuidado de la alimentación de por sí deficiente y escasa: En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio, y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio. Sigue leyendo

León, la Calle Ancha

León, la Calle Ancha

.

Subiendo o bajando por la Calle Ancha de León estás recorriendo uno de los tramos con más historia de la ciudad y una de las arterias con más animación entre el Barrio Húmedo y las calles que se arremolinan en derredor de la Plaza Torres de Omaña. Calle peatonal en un centro histórico y monumental con el conjunto medieval de sus calles estrechas de trazado irregular y sus pequeñas plazas también de desigual trazado.

La calle asciende la suave colina o promontorio sobre la que se emplazaron las legiones romanas con el campamento que dio origen a la ciudad, siguiendo el trayecto original del antiguo decumano de la Legio VI Victrix, establecida en el 29 a.C. y a la que siguió la Legio VII Gémina. Al este, en su parte más elevada, se abría una puerta conocida como Puerta Obispo y que fue demolida a principios del siglo XX para hacer más ancha la entrada a la ciudad. Sobre los restos de lo que fueron termas romanas en los aledaños de esta puerta y los de los palacios reales de los reyes leoneses, se eleva hoy –en un equilibrio mágico y precario, sin casi cimientos- la hermosa catedral gótica leonesa, toda vitrales, luz y aire. Al oeste, a la altura del palacio renacentista de los Guzmanes que hoy ocupa la Diputación de León, se ubicaba la puerta Cauriense. Entre los ríos Torío por el este y el Bernesga por el oeste, el campamento romano fue dando paso al origen de la bimilenaria capital del Reino de León. Sigue leyendo