Polma y Curienno

Leyenda de Polma y Curienno

A los romanos no les resultó fácil la conquista de unas tierras encrespadas de riscos y montañas defendidas por las tribus astures que poblaban el actual territorio leonés. Para defender el oro de Las Médulas plantaron en estas tierras la Legio VI y luego la Legio VII que, con el paso del tiempo y durante la Edad Media, darían nombre al Reino de León.

Pero si los guerreros astures supieron mantener una guerra larga contra el imperio romano para defender sus valles y sus poblados, cuando la razón de la lucha era el amor, nada les hacía retroceder. Así ocurrió que estando Curienno, uno de los bravos guerreros de las montañas, enamorado de la bella Polma, se dio la circunstancia de que el cónsul romano Canioseco fuera a fijarse también en la joven doncella astur y, prendado de su singular hermosura, decidiera llevársela al campamento de León con la determinación de tomarla por esposa.
Sigue leyendo

Anuncios

El Quijote de Avellaneda

El Quijote de AvellanedaEl ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

Alonso Fernández de Avellaneda

Colección Clásicos de Biblioteca Nueva
Madrid.-Segunda edición, mayo de 2005

Malo es todo aquello que para el fin deseado vale poco” (El Quijote de Avellaneda, cap. XVII)

Si hacemos buena la cita de la entradilla, podemos dar por terminado este artículo. Pero sin hacerla mala, la novela apócrifa El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Alonso Fernández de Avellaneda, sólo por el hecho de haber sido escrita al calor del Quijote de Cervantes merece, cuanto menos, nuestra atención y, sin duda, nuestro respeto.

Una vez concluida la lectura de este Quijote, y aún mucho antes, tuve la certeza de que, de haber sido éstas las aventuras dadas a conocer en primer lugar del hidalgo manchego, habrían pasado, aventuras y caballero, sin mayor pena ni gloria por el mundo.

Pero la lectura de este Quijote de Avellaneda es muy recomendable. La edición de Luis Gómez Canseco es extraordinaria, seria, rigurosa y bien documentada con el estudio en profundidad de los recursos que Avellaneda utilizó y desarrolló a lo largo de su obra. Otro aspecto interesante de esta edición es la profusión de notas y datos que permiten aventurar con garantía la identidad del autor que se esconde tras Alonso Fernández de Avellaneda. Partiendo de la imposibilidad a día de hoy de una demostración categórica, yo no tengo escrúpulos en dar por descartada y por cierta la autoría de Lope de Vega. No sólo las circunstancias conocidas de las difíciles relaciones entre éste y Miguel de Cervantes, sino todas y cada una de las pistas dejadas por Avellaneda, referencias, estilo, fraseo, citas y lo  escrito en el prólogo con las alusiones al Santo Oficio del que formaba parte, además de los elogiosos párrafos dedicados sin pudor al teatro de Lope de Vega, nos inclina a pensar que así fue.

Sigue leyendo

Memorias de Adriano

Marguerite Yourcenar
Traducción de Julio Cortázar
Narrativas/Edhasa.- Barcelona, 1982
ISBN: 84-350-0362-0

Natura deficit, fortuna mutatur, deus omnia cernit. La naturaleza nos traiciona, la fortuna cambia, un dios mira las cosas desde lo alto. (p.197)  El emperador Adriano releía con cierta amargura la máxima latina que había hecho grabar en su anillo de oro. Cada vez más a menudo y de manera más obsesiva la idea de la muerte rondaba su cabeza y atribulaba su espíritu. El emperador romano de origen español se nos revela a lo largo de la obra de Marguerite Yourcenar como un atinado observador de la condición humana. Filósofo y poeta, intenta conjugar sus inquietudes intelectuales con las exigencias de su cargo como emperador romano y la autora recrea de manera poética, profunda y sensible, la vida y el pensamiento del hombre que transita por todas las inquietudes humanas y sus pasiones.

A la soberbia intuición de la autora y el acierto al enfrentar la personalidad de Adriano, hay que añadir la suerte de encontrar un traductor al español como Julio Cortázar. Solamente la conjunción de dos genios de las letras podían dar a la luz una obra tan bien acabada en español.

Releer este libro es una delicia. Después de su primera lectura puedes empezarlo por donde te dé la gana, y siempre volverás a sorprenderte y emocionarte. Cada párrafo es un alarde de prosa bien escrita, en muchas ocasiones verdaderos poemas de un nivel lírico extraordinario.

Sigue leyendo

La ruina del cielo

La ruina del cielo
Luis Mateo Díez

Ollero y Ramos, Editores Madrid, 1999.-( Tercera edición de 2001)
Premio Nacional de la Crítica

Luis Mateo Díez, por boca del personaje Ovidio Ponce de Lesco y Villafañe, abre el capítulo 31 con una frase desoladora: “Celama es el espejo no del esplendor del cielo sino de su ruina”. Una metáfora de la misma vida y destino de sus habitantes sustentada en la tierra. El médico Ponce de Lesco ve su vida “no como el espejo de todo lo bueno que ambicioné, sino de la desgracia y la ruina de lo que de veras soy”, y en el fracaso de la persona se encuentra el de la tierra, “buena –añade- para que a uno no le hiriese el esplendor con sus falsos brillos y para compartir la caída de lo que en la vida se acumula como peso de la desgracia”.

La ruina del cielo” es un canto duro como los inviernos sin filandones del páramo leonés y una disección del hombre y la mujer, habitantes sarmentosos abatidos por ese extremo de la vida que se resuelve en el silencio y el olvido.

Sigue leyendo

El nudo gordiano

El carro de GordiasEL NUDO GORDIANO

Según se cuenta, en la ciudad de Frigia de Anatolia, la actual Turquía, los ciudadanos consultaron al oráculo para saber quién sería el próximo rey, y el oráculo vaticinó que el próximo rey entraría en la antigua capital montado en un carro de bueyes sobre el que se posaría un cuervo.

Los habitantes de Frigia esperaron expectantes el acontecimiento. Al poco tiempo apareció el pastor Gordias por las puertas de la ciudad y un cuervo negro se posó sobre el yugo de su carro, así que fue coronado rey.

La ciudad de Gordia en AnatoliaGordias poseía por toda riqueza su carreta y sus bueyes. Cuando lo eligieron como monarca, entre otras cosas, fundó la ciudad de Gordio y en agradecimiento a los dioses ofreció a Zeus su carromato, atando a la cruz de la vara el yugo, con tales nudos  que era imposible encontrar un cabo del que tirar para desatarlo ni encontrar una hendidura por la que entrar y deshacer el nudo. Por más que  jóvenes y mayores lo pretendieron,  resultó en vano y el yugo permaneció atado a la cruz del carro del rey de Frigia tan fuerte como el primer día. Entonces, el oráculo vaticinó de nuevo que quien fuera capaz de deshacer el nudo de Gordias sería el rey de un imperio que conquistaría toda Asia.

Alejandro Magno era un niño entonces, pero cuando en su juventud  tomó la decisión Alejandro Magno al frente de su ejército macedoniode  conquistar el Imperio Persa, cruzó con su poderoso ejército macedonio el Helesponto y rindió la ciudad de Frigia. Supo entonces de la profecía y se plantó delante del nudo gordiano con la decisión de soltarlo. Por más que lo intentó, no consiguió encontrar un extremo del que tirar, ni un pequeño resquicio por el que introducirse en sus ataduras; así que, cansado y muy irritado ante el reto que tenía delante, desenvainó su espada y de un solo golpe deshizo el famoso nudo diciendo: “Lo mismo es cortarlo que desatarlo”.

Se cuenta que esa noche una espectacular tormenta de rayos iluminó el cielo y las calles de Frigia, lo que Alejandro interpretó afirmando que Zeus estaba de acuerdo con el resultado. Conquistó y dominó toda Asia.

González Alonso

Alejandro Magno corta el nudo gordiano

La raíz de los problemas

La raíz de los problemas

ahogándoseMientras viajaba, pude oír en la radio la historia de un médico generoso, altruista y humanitario, que paseándose por las orillas de un acantilado oyó que alguien pedía auxilio desde el fondo, donde una persona estaba a punto de morir ahogada. Sin dudarlo se lanzó al agua, rescató a la víctima con gran esfuerzo y mientras estaba reanimándola volvió a oír nuevos gritos de auxilio.

Sorprendido por la coincidencia de encontrar a otra persona ahogándose en el mismo lugar en tan poco tiempo, se lanzó de nuevo al agua y rescató a la segunda víctima, pero apenas transcurridos unos minutos desde el segundo rescate le llegaron de nuevo otros gritos de auxilio desde el fondo del acantilado. Estaba agotado, y sin apenas reponer fuerzas se lanzó de nuevo al agua para rescatar al tercer accidentado. Extenuado por el esfuerzo, cuando apenas había alcanzado a trasladar a la persona que se ahogaba a un lugar seguro en la orilla, otra vez llegan nuevos gritos de auxilio…

El médico se preguntaba, aturdido y cansado, cómo era posible que tantas personas fueran a caer de manera tan continuada por aquel acantilado.

No se le ocurrió preguntarse quién era el sujeto desaprensivo que lanzaba a las víctimas al agua.

González  Alonso

la raíz del problema

De vez en cuando

Buscando comida en los contenedores en mitad de la noche

De vez en cuando

De vez en cuando merece la pena ver llover, caer el frío, reparar en la llegada en medio de la noche de un hombre de apariencia normal, sin paraguas, metiendo la cabeza en los cubos de la basura para buscar comida. Dentro del coche, con la calefacción encendida, el hombre de la calle tiene aún más frío.

Metes la mano en el bolsillo y calculas las monedas sueltas que tienes. No hay nada que llevarse a la boca en los contenedores.

El hombre camina lentamente, ajeno a la lluvia helada y el viento que agita su pelo gris crecido. Se pierde entre las sombras de la calle y las monedas queman en la mano y el hambre en el alma. Ya se ha ido, pero su imagen permanece en la retina de la memoria arropada del frío invernal y el vacío de los contenedores. El motor del coche sigue en marcha y se oye una música intrascendente en la radio.

Luego le cuento a mi hija la escena. –No tienes por qué sentirte mal– me explica –Ese hombre tiene casa y comida. Todo el mundo lo sabe.

Aunque se haya tratado de un pobre loco, yo no lo conocía y las monedas se quedaron en mi mano mientras él se alejó entre la lluvia. Eso no puedo cambiarlo. Sigo sintiéndome mal.

González Alonso

Margot la remendona.- Historia de una prostituta

MARGOT LA REMENDONA (Historia de una prostituta)

Novela filosófico-erótica.- Una de las más célebres publicaciones libertinas del siglo XVIII francés.

La escribió Fougeret de Montbron y la puso por primera vez en castellano D. Joaquín López Barbadillo.

Akal Editor

Esta reedición de Akal Editor de 1978  es el facsímil de la editada por Joaquín López Barbadillo, que constaba de 50 ejemplares impresos en papel de hilo y 300 ejemplares en papel pluma.

El interés se justifica por la misma rareza de la obra y el momento histórico en que se produce su escritura y publicación. El mismo Joaquín López Barbadillo nos refiere en las Notas sobre esta obra que cierran la novela, las circunstancias de su aparición en Hamburgo en 1750, sus sucesivas reimpresiones y su traducción al español después de la edición en italiano de 1861. En sus palabras, confiesa con orgullo el desafío de darlo a imprenta contando con el agradecimiento de la iniciativa por parte de los catadores de selectos y raros libros.

No se equivocaba en nada D. Joaquín López de Barbadillo, quien junto a ésta, publicó otras como La Academia de las damas (sobre los arcanos del amor y de Venus) escrita en latín por El Maestro Nicolás Chorier, y otra  obra de la que tenemos noticia en esta biblioteca de bitácora y que dio pie a la obra teatral  La escuela de la desobediencia,  con el título de Los Ejercicios de Devoción, escrita en francés por el famoso y libertino Abate de Voisenon de alegre memoria.

Sigue leyendo

La amarga victoria de Albert Camus a los 50 años de su muerte

Albert Camus

Cumplidos en 2010 los 50 años del nefasto accidente de automóvil en el que perdió la vida el autor de La peste, El extranjero o la obra teatral Los justos, la figura del Premio Nobel (1957) se alza con la crudeza y la claridad de una verdad que nos desnuda de los trágicos errores de la izquierda intelectual heredera de J. Paul Sartre; errores tales como el del papel ignominioso que se asignaba a la violencia revolucionaria. Ya en la precitada obra dramática Los justos se cuestionaba esta actitud enfrentándonos al dilema moral que significaba el asesinato en la actividad subversiva sustentada en el convencimiento de que el fin justifica los medios, o que ante la violencia institucional y la injusticia social ejercidas por los gobiernos, la respuesta debía ser igualmente violenta para restablecer la justicia social y empujar a las clases trabajadoras a la acción para su emancipación. La postura de rechazo de A. Camus será contundentemente más explícita desde las páginas de El primer hombre. Pero la reacción de J.Paul Sartre y sus seguidores ante esta toma de postura, parapetados en los adarves de la formación intelectual y universitaria de la que A. Camus carecía y que obscenamente  le era echado en cara,  fue de un desprecio absoluto por la persona del escritor y la condena de su obra.

Sigue leyendo

Lisístrata, la Asamblea de las mujeres

Ejemplar de Lisístrata.- AristófanesLisístrata
Aristófanes

Versión y traducción de Pedro Sáenz Almeida
Signatura Ediciones S.L. ISBN 84-95122-74-X
Depósito legal: SE-129-02

Hace poco pude ver en la televisión una película francesa titulada “La fuente de las mujeres” (director: Radu Michaileanu; actrices: Leïla Bekhti y Hafsia Herzi) en la que, para resolver el problema del agua en el pueblo, las mujeres inician una huelga de sexo. Las costumbres ancestrales de la aldea, situada en un lugar indeterminado del norte de África, mandaban realizar los trabajos más duros a las mujeres, incluido el de ir a buscar el agua a una fuente ubicada a varios kilómetros en la ladera de un monte. Los hombres, mientras tanto, pasan el tiempo reunidos en la taberna. Otras costumbres vigentes, como la obligada sumisión de las mujeres al padre y al marido, lo que incluye aceptar los casamientos impuestos, empiezan a resquebrajarse con la huelga de las mujeres. Película tierna, dramáticamente actual, seria e incómoda para las sociedades patriarcales, que apunta con acierto a los problemas derivados de las desigualdades entre mujeres y hombres. Una hermosa y eficaz película reivindicativa para acabar con las injusticias derivadas de la desigualdad.

Aristófanes, en el siglo IV antes de Cristo, hace ahora 2.429 años, estrenaba en Atenas “Lisístrata”, también conocida como “La Asamblea de las mujeres”, en el año 411 a.C. en plena guerra del Peloponeso que enfrentó a las ciudades griegas. Como en la película, las mujeres griegas reunidas en Asamblea deciden llevar a cabo una huelga de sexo para detener la guerra. Para ello, además, tomarán la Acrópolis y controlarán las arcas del tesoro de Atenas, impidiendo que los hombres usaran una sola moneda par financiar el enfrentamiento entre los griegos.

Sigue leyendo